Skip to main content
0

Me levanto relativamente temprano y desayuno siempre leyendo un buen libro. En este tiempo de incertidumbre, sin saber que va a ocurrir mañana y sin objetivos inmediatos, es importante encontrar la paz en lo cotidiano.

Leer, caminar y hacer pilates o bicicleta son mis mayores tesoros físicos y mentales hoy en día. Por supuesto también están los amigos y la pareja, pero poco los puedo compartir fisicamente.

Otra cosa son las redes sociales… Ahí estoy tratando de entender la vida que viene ahora y en el futuro. Lucho por aprender cosas nuevas, que a mis años no es fácil: Página Web, WhatsApp Business, Facebook e Instagram… al principio son causa de frustración, pero también sé que nunca se planta en vano y poco a poco, a pesar de mi inexperiencia mis esfuerzos en este terreno van dando pequeños frutos que saben a gloria.

Cuando un artesan@ acostumbrad@ durante mas de treinta años a vender en ferias y compartir sus creaciones con las opiniones y preferencias de los clientes, de golpe se ve sin esa motivación… la sensación es de vacío total. En ese momento es imprescindible que te des cuenta de que una crisis existencial llama a tu puerta y no queda más remedio que buscar fuerzas entre las reservas para seguir… Si, SEGUIR con mayúsculas.

Y este seguir es ir al taller cada día aunque cueste. Es hacer hacer una cosa, o dos o tres si te animas. Es crecer y empeñarse en seguir aprendiendo y, sobre todo, agradecer todo lo logrado en tantos años de trabajo.

Gracias de corazón a todos los que han creído y confiado en mi y en mi trabajo.

Gracias a mis clientes, amigos y compañeros.

Dejar un comentario